domingo, 14 de enero de 2018

A mi sobrino Daniel Hugo


He tenido sueños placenteros
Una cortina rota y comida por las polillas
Una mancha oscura y gris en el cielo raso
Y un conjunto de ranas lidiando con la noche

He tenido amores intensos y gratuitos
Lanzas de ocre en el corazón solitario
Y un muro acreditado para no ahogarme en el beso

He tenido la sensación extraña de pertenecer
Y la convicción de no ser de este mundo
La alegría extensa de un árbol en el viento
Y aun así  esta pena que se suma, me agrieta el alma
Me sacude los huesos y me ceniza los ojos

Ya viví muchas veces esta foto
Pero siempre ha sido otro el que se escapa hacia la noche
En un cajón de madera triste
Hoy esa caja embustera y hermética lleva tu nombre querido poeta
Músico inquisidor sobrino sangre de mi sangre
Hijo arraigado de mi hermano
Joven retama aquietador de la tormenta
Naufrago del mundo
Tremendo buscador de la risa
Yo te nombro y aquí te llevo

En este corazón viejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario