miércoles, 21 de mayo de 2014

La Maldonada



del libro “Mujeres tenían que ser”
de Felipe Pigna


Ella,
con la escasez del alimento
que la noche regala.

Ella,
la del grito,
la que imagina el tiempo
y permanece a tu lado
en la caverna del mundo.

Ella,
la humillada
con la ternura del arrollo
y la dignidad en la piedra.

Ella,
La Maldonada
pandora del hambre.
Felina
en lo profundo de la noche.

La siempre mujer
que nos señala,
ha esperado
con la palma abierta de sus manos
a que la noche defina
los surcos de una escritura incierta.

Aquí la vida
la inteligencia,
allí el amor

La espera
de todo lo perdido

la marca de sus manos

el látigo en los ojos
vida

en la mordedura del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario