martes, 27 de junio de 2017

meta vino

II

Guardo el corazón en una uva.
En su diminuto tamaño
nace el futuro
que arderá en mi voz
cuando se cierre el cielo
y la mujer de carnosa boca
vuelque su vida
sobre este carretero cuerpo.
Anglosajón soy
reptil de charco
y mendigo.
Un pato en el  río Suquía
me recuerda la bisección de las ranas
y lo inútil de la ciencia.
Hoy sé
que las escobas no vuelan
y que un corazón naufrago

se ahoga en el manso vino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario